lunes, 10 de julio de 2006

Birmania. Viaje en ferry.

Hicimos el trayecto desde Mandalay a Bagan en ferry. El recorrido, de unos 200km por el río Ayeryawady, toma unas 16 horas en completarse. Por muy increíble que parezca, el viaje no se nos hizo largo en absoluto. Cada una de las incontables paradas que hace el ferry te ofrece imágenes sorprendentes de su vida cotidiana.
Por el río transportan todo tipo de mercancía, que cargan y descargan a hombros o en la cabeza a través de tablones con los que unen el barco con la orilla.
En todas las paradas suben mujeres a vender comida, principalmente fruta.
Las imágenes de la gente con sus carros de bueyes, esperando a que llegue el ferry, con la estepa y sus casas de bambú y techo de paja de fondo, nos evoca vagamente a la idea que tenemos de África.
Durante el viaje conocimos a un grupo de mujeres con las que comenzamos a hablar por señas. Lo que iba a ser una breve charla se convirtió en una gran experiencia que duró 3 horas. Nunca pensamos que pudiéramos “conversar” con alguien que no habla nuestro idioma (ni el inglés) durante tanto tiempo.
Les regalamos (y nos regalaron) unas monedas. Luego les enseñamos nuestros diarios, con los que se rieron mucho, y nos regalaron unos mangos y uno de los gorros que venden en los mercados. Al final, les enseñamos las fotos de nuestros amigos y familia… y ya no las tenemos. Se rieron tanto, y estaban tan emocionadas de ver gente tan distinta, que se las acabamos regalando, con mucha pena de no poder volver a verlas. Un niño birmano tiene la foto de mi padre colgada en su casa de bambú, porque le hizo mucha gracia su bigote.
Y esta es la grandeza de Birmania. Continuamente estás interactuando con la gente. Siempre están dispuestos a hablar con el extranjero, a interesarse por tu procedencia, a ayudarte cuando lo necesitas, y a reírse contigo de cualquier cosa, por muy inocente que sea. Por eso, aunque no dejas de ser un turista, es fácil mezclarte con ellos, compartir experiencias y sentirte muy unido a ellos. Sólo hay que hacer un pequeño esfuerzo: en avión habríamos tardado 50 minutos. En barco tardamos 15 horas, pero nos supieron a poco.

Nuestras amigas del ferry.

3 comentarios:

Anónimo dijo...

Mira por donde, estoy en Birmania sin saberlo!
Pues ya me gustaría tener una foto de esa familia...
Aljdro

Anónimo dijo...

Here are some links that I believe will be interested

Anónimo dijo...

Interesting website with a lot of resources and detailed explanations.
»