domingo, 14 de enero de 2007

Birmania. Parabólicas y fútbol

Dado que muchas dictaduras basan su poder en el control de la información, resulta extraño que el duro régimen militar permita que los tejados de los decadentes edificios de Yangón estén poblados por antenas parabólicas. Es raro que no prohíban esta proliferación de ventanas a la información exterior, y más teniendo en cuenta que Internet está censurado… o incluso lo cortan cuando les viene en gana, como ocurrió durante todo el mes que estuvimos en Birmania.

20060522_pro1_0769-e
Antenas parabólicas sobre los edificios de Yangón.

Gracias a las antenas parabólicas, los Birmanos pueden dar rienda suelta a su gran pasión: seguir el fútbol europeo hasta el más mínimo detalle. Muchos pueden recitar sin problemas la alineación al completo del Barcelona, el Madrid… e incluso algunos se saben la del Villareal!!.
Esta afición por el fútbol va unida a otro hobby más adictivo y peligroso para el bolsillo: las apuestas. Cuando estuvimos allí, estaba empezando el mundial de fútbol y era usual encontrar hombres que apostaban sus escasos ahorros por Brasil o Inglaterra (sus equipos favoritos).
Otro día hablaremos del Pachinko en Japón y de las apuestas hípicas en Hong Kong.

20060610_pro1_3316-e
Un tablón con las camisetas de los equipos del mundial y sus cotizaciones.

Aunque a los Birmanos les encanta ver el fútbol, no suelen jugarlo casi nunca. En su lugar, prefieren jugar a un juego en el que forman un círculo y se dedican a pasarse una pelota hueca hecha con ratán dándole patadas. Esta es la modalidad informal del deporte nacional. Cuando lo practican de forma competitiva es parecido al voleibol, solo que con la red más baja y jugado con los pies en vez de las manos.

20060526_pro1_1058-e
Jóvenes con el longwy remangado jugando en medio de la calle.

2 comentarios:

JP dijo...

Hola Pasè por tu Blog me ha gustado .
Te dejo mi voto
Saludos
JP

El principito dijo...

Muy bueno el blog.
Saludos